obras

Desde el encierro abismal, otra venganza es posible (2020)

Fotografía blanco y negro, serie realizada en el 2020. Video full Hd 1920×1080, 2021. 03:25 min. Inédito

Es un proyecto de autorretrato en video arte que dialoga de manera díptica e híbrida entre fotografías, escenas en movimiento y textos llevado a cabo en cuarentena debido a la pandemia contemporánea, hostigadora y nefasta. En donde el cuerpo brota como soporte principal que se encuentra bajo una intensa violencia a manos del poder, reencontrándose con violaciones que aun atormentan la memoria personal y colectiva. La obra conversa bajo preguntas sísmicas que movilizan. Es por ello que, con mirada disidente, periférica y con medios mezclados se cuestiona y disloca con determinación los signos y significados que contienen los lemas orden y patria (en referencia al lema de Carabineros de Chile, la policía estatal chilena). Asimismo, cuestiona y disloca la figura del estado que ignora por completo lágrimas y heridas.

Registro Audiovisual, Fotografías y Texto: Diego Argote

Montaje Audiovisual: Andrés Valenzuela Arellano

Traducción: Jorge Pérez Roldán

Asistente Traducción: Jano Sandoval

Video Microscópico I: The Peter Doherty Institute For Infection and Immunity

Video Microscopico II: Miguel Prohens

From within the abyssal lockdown, another vengeance is possible (2020)

Black and white photograph, series captured in 2020. Full HD Video 1920×1080, 2021. 03:26 min. Unreleased.

This is a self-portrait project registered in video that dialogues in a hybrid and diptych-like way between the photographs, scenes in motion and written pieces that were made during the lockdown, a consequence of the disastrous, wearisome, contemporary pandemic time. In the piece, the body sprouts as the main support, it is a body under an intense violence at the hands of the power, reencountering with violations that still torment the personal and collective memory. The work talks from seismic questions that bring movement. This way the artist, with a queer, marginal, and of mixed techniques gazes, questions and dislocates, determined, the signs and meanings that contain the order and fatherland (in reference to the motto of Carabineros de Chile, the Chilean state pólice). Additionally, it questions and dislocates the figure of the State that completely ignores the tears and the wounds.  

Audiovisual Register, Photographs and Text: Diego Argote

Audiovisual Editing: Andres Valenzuela Arellano

Translation: Jorge Pérez Roldán

Translation Assistant: Jano Sandoval

Microscopic video I: The Peter Doherty Institute For Infection and Immunity

Microscopic video II: Miguel Prohens

__________

Imposible vivir sin la memoria del jardín (2020)

Performance Instalación de cardos, tierra y piedras en Plaza Dignidad, Octubre 2020, Santiago, Chile.

Video, 1920×1080, full HD, 4:50 min.

Imposible vivir sin la memoria del jardín, es un video performance e instalación llevada a cabo en Plaza Dignidad, en donde se rinde homenaje al anonimato, a lxs muertxs y a lxs vivxs de la revuelta histórica y social de chile. Memorias en resistencia. El video, es un grito de denuncia contra la violencia sistemática hacia las biografías periféricas. Surgiendo de la cuerpa, la metáfora de un jardín sin sexo, amores heridxs y sobre todo la muerte fulminante en donde la memoria es pulsante, colectiva y necesaria. Asimismo, sobre piedras y residuos, yace una instalación simbólica de la herida, la figura humana y la afección de estar siempre presente; en el recuerdo de un tiempo que aún deja agudas y sísmicas huellas.

Performance y Texto: Diego Argote.

Video y montaje: Wincy Oyarce.

Registro fotográfico: Zaida González Ríos, Rocío Hormazábal Vallecillo, Karo Castro.

Colaboración: Nicolas Ivanovic, Esther Margarita.

Fotografía final, noviembre, 2019: Andrés Valenzuela Arellano.

Traducción: Jorge Pérez Roldán.

Impossible to live without the memory of the garden (2020)

Performance over soil and stones at Plaza Dignidad, October 2020, Santiago, Chile.

Video, 1920×1080, full HD, 4:50 min.

Impossible to live without the memory of the garden is a video performance and installation recorded at Plaza Dignidad. This is a place where we honor anonymity, the dead, and the survivors of the Chilean social uprising. Memories in resistance. The video is a denunciation to the systematic violence against the marginal biographies. It arises from the body, a metaphor of a garden without sex, wounded lovers and, overall, sudden and fatal death where memories are rhythmic, collective, and necessary. Additionally, over the stones and rubble, there is a symbolic installation of the wound, the human figure, and the affection of always being present; the memory of a time that still lingers with its sharp and seismic wounds.

Performance and Text: Diego Argote.

Filming and mounting: Wincy Oyarce.

Photographic record: Zaida González Ríos, Rocío Hormazábal Vallecillo, Karo Castro.

Collaboration: Nicolas Ivanovic, Esther Margaritas.

Final photo, nov. 2019: Andrés Valenzuela Arellano.

Translation: Jorge Pérez Roldán

___________________

Yo, Fulminada (2019)

Adhesivo fotográfico en blanco y negro montada a muro, fotografía radiográfica 120×90 cm montada a panel de luz. video 1980×1920 full HD, 5:40 min.

Trabajo fotográfico, audiovisual e instalación que va ligado a “Yo, Híbrido” por su densidad e intensidad de la historia del yo y sus múltiples yoes. La obra deviene en punctum en personas viviendo o no viviendo con vih/sida. Y que tiene como objetivo fundamental; visibilizar la mirada, la biografía, asimismo criticar la violencia por medio de imágenes médicas (radiográficas) superpuestas en conjunto con archivos tanto ajenos como propios. Y, en el video autoral, se recuerda el amor cómplice, la denuncia y la política de la amistad viva y muerta.

Me, Wounded (2019)

Black and white photographic sticker on a wall, 120x90cm radiographic photograph on a light panel, video 1980×1920 full HD, 05:40 min.

Photographic audiovisual work and installation linked to “Me, Hybrid” because of its density and intensity. It is linked to the history of the “self” and its many “selves”. The work becomes a punctum for people living with and without HIV. Its main purpose is to make our view and biography visible, and, at the same time, to criticize the violence by means of medical images (radiography) superimposed together with personal and alien archives. In the authorial video accomplice love, denunciation and the policy of dead and alive friendships are remembered.

______________

Yo, Híbrido (2017)

Fotografía blanco y negro. Video 1980×1920 full HD, 4:12 min. Instalación de cardas y césped seco, hielo y liana.

Los vegetales retratados en esta serie de fotografías no corresponden a una manera dulcificada y comercial de la belleza, sino que a un trágico desconsuelo de cuerpos cortados, torcidos, infectados, quebrados, secos, expuestos a la cámara, como si este pequeño flash les permitiera el último respiro de vitalidad agonizante. No hay aquí una primavera soleada y tranquila, aquí existe la gravedad de una naturaleza que renuncia a exhibirse cómoda, fresca y multicolorida. La botánica presentada es la metáfora de una infancia y adolescencia convulsionada por la violencia escolar y familiar manifestada por medio de imágenes y un video movilizante.

Me, Hybrid (2017)

Black and white photograph. 1980×1920 full HD video, 04:12 min. Thistle and dry weeds installation. Ice and vines installation.

The portrayed vegetables in this photographic series do not correspond to a commercial and sweetened view of beauty, but to a tragic grief of cut, twisted, infected, broken, dried-up, and exposed to the lens bodies, as if the camera flash would allow them to have a last agonizing breath. There is no sunny and calm spring. Here, there lies the importance of nature renouncing to exhibit herself as comfortable, fresh and multicolored. The botany presented in the work is a metaphor of a savagely shaken childhood and adolescence because of school and family violence.

Yo, Híbrido es un trabajo personal y metafórico que posibilita múltiples miradas y lecturas. Aquí, hablo del nacimiento, el crecimiento, la sexualidad y la fractura ejercida por la violencia escolar y familiar.

La obra fue realizada en mi propia casa, creando un jardín personal, ya que, el propio, murió arrancado por quien se hace llamar padre, dejándome sin escapes y en soledad.

Estos Jardines son el lugar de refugio y a la vez tormento en donde recolectar fragmentos de la naturaleza es, ejercer un ritual poético, resistente y frágil. Aquí, me siento maleza. Como cuerpa insurrecta sobre las normas.

Comprendí mi forma de ser y estar en el mundo, mi forma híbrida, sabiendo que la heterosexualidad no me pertenece. Halle otras posibilidades de existencia en estas cuerpas botánicas que no tienen sexo, permitiéndome pensar y repensar la fluidez sexual y el aborto a lo binario. Mientras que la poética de las imágenes, se muestran, en blanco circulando por gris hasta lo denso del negro.

Cada imagen conforma un diálogo tanto crítico, torcido, melancólico como político, frente a las personas ejecutoras de violencias.

________

La desconfianza a nuestra idea de lo humano, debido a la violencia que ha producido por siempre en la historia, ha llevado a enfocar nuestra mirada hacia otros ecosistemas. El futuro es vegetal, dicen los neurobiólogos, porque las plantas no necesitan cerebro ni sistema nervioso central para portar memoria y acumular sabiduría. <<Yo, Híbrido>> es una serie fotográfica que muestra diferentes tipos de vegetales, plantas e insectos que, a través de las técnicas fotográficas, experimental, son superpuestas. Para develar otro tipo de reproducción sexual y otros tipos de género, cuestionando en su reflejo lo que entendemos por heterosexualidad y reproducción. Tomando la idea que toda fotografía de autor es siempre un auto-retrato, esta obra tiene un componente autobiográfico y biográfico que refleja a un nuevo sujeto híbrido / hermafrodita. Las múltiples escenas visuales; componen y descomponen las palabras “auto” que significa “sí mismo” y retrato, “dirigirse hacia atrás”, para que algo reviva; desde un pasado punzante hasta un presente vibrante.

Fragmento por Jorge Díaz.